En este articulo voy a hablaros de un fenómeno que he tenido la oportunidad de vivir este verano, en todo su esplendor…Se trata del conocido como “Mar de Ardora” o “Ardentía”. No  es un artículo técnico donde os vaya a dar una explicación científica de como se produce y si se puede predecir o no…Pienso que existe gente más cualificada para esto.
Aquí voy a contaros lo principal que he aprendido a raíz de realizar mis primeras fotografías de este fenómeno, lo que he sentido, la emoción de presenciarlo y parámetros que he utilizado para realizar mis fotografías.
Algunos me han escrito, principalmente en Instragram, para preguntarme como se podía ver, que lugares eran más propicios, que horarios, que si marea baja o alta, etc…
Yo soy fotógrafo aficionado, así que a mi papel me ceñiré. Primero quisiera decir que por lo que he leído en diversos artículos en la red, es un fenómeno que aunque es fácil que se produzca, aquí en las costas gallegas al menos una vez al año y principalmente entre los meses de julio y septiembre…no es fácil predecir ni cuando ni su intensidad.
Este fenómeno de bioluminiscencia es producido por concentraciones de una microalga llamada “Noctiluca Scintillans” o también conocida como “Chispa de Mar”. Esta especie se manifiesta de día produciendo unas manchas rojas o rosáceas en el agua, por lo que también produce las conocidas mareas rojas…aunque por lo que también he leído no es la única especie que produce estas mareas… pero sin duda creo que si de día nos encontramos con estas manchas en el agua, es una pista de lo que nos podemos encontrar por la noche, así que valdrá la pena acercarse ya cuando oscurezca  a echar un vistazo…
Otra consideración que debemos tener en cuenta, es que la bioluminiscencia se produce como una reacción química al ser agitada por el agua, por tanto se entiende que debe haber olas, o deberemos meternos en el agua a chapotear para poder apreciarla. La intensidad no siempre es igual, me imagino que dependerá de la concetración  y como cualquier fenómeno luminoso nocturno, la contaminación lumínica o mejor dicho su ausencia nos ayudará a observarlo mejor y por tanto captarlo mejor con nuestras cámaras…
Realmente es un fenómeno que no te dejará indiferente. Ver el mar brillar de un azul eléctrico es  todo un  espectáculo. A menudo la naturaleza suele sorprendernos con su magia y ésta sin duda es una de esas ocasiones.
Éste parece que ha sido un buen año, ya que su intensidad ha sido fuerte en multitud de puntos de la costa gallega, desde las Rías Baixas y principalmente en la Ría de Vigo…donde playas como Canido en la zona de Toralla han sido muy activas. También playas como Rodeira, Vilariño, Areamilla, Nerga… en Cangas de Morrazo que es donde yo vivo (precisamente en las dos últimas es donde yo he tenido la suerte de presenciarlo). Así como zonas de Sanxenxo y ya más al norte de la comunidad, en playas de Carnota, Cee, etc..…Los días más intensos han ocurrido al parecer justo en la semana de avistamiento de las Perseidas, en la semana del 10 al 16 de Agosto. Mi primer avistamiento ocurrió sobre el día 10  o 11, ya que luego el día 13 viajé por trabajo…justo en el periodo de más actividad, cuando parecía que se estaban produciendo avistamientos en todos lados.
Volví a la semana siguiente, el día 19. Al llegar esa misma noche, fui a la playa y aunque con menor intensidad que la primera vez, todavía conseguí volver a verlo.
La intensidad de ambas veces fue muy distinta. La primera vez fue en una zona de rocas en la Playa das Cunchas, una pequeña playa situada entre la playa de Areamilla y la playa del Medio en el ayuntamiento de Cangas de Morrazo, en la provincia de Pontevedra . Ese día hubo niebla densa durante prácticamente todo el día, igual que los días anteriores…yo me acerqué a la playa para realizar una foto que lleva tiempo en mi cabeza, la cual se trata de proyectar mi sombra en el cielo y para ello necesito una niebla que sea especialmente densa y baja…pero cuando llegué a la playa la niebla parecía que no estaba tan baja como aparentaba y pronto se desplazó hacía dentro en el mar, con lo que truncó mis planes.
En ese momento decidí encuadrar hacia el mar, buscar una composición atractiva y realizar alguna toma nocturna de costa…mi sorpresa fue cuando terminó la fotografía y en el visor de mi cámara pude observar una ola de color azul eléctrico. Fue entonces cuando vi hacía el frente y vi otra más, y otra, y otra…De pronto , se acercó hacia mi una chica que al parecer, junto a su pareja, habían aparcado su furgoneta allí  y se disponían a pasar la noche. Me preguntó si había ido a fotografiar las olas y si sabía que era aquello que brillaba en el agua. Le contesté que se trataba del Mar de Ardora y que no había ido a eso en principio, es decir, sorpresa total. Recogí mis cosas y le dije me me iba acercar más, ya que la zona caliente digamos, estaba a unos 40m de donde yo estaba y con un Tokina 11-20mm que calzaba en ese momento las olas  se veían diminutas….A ellos les bastó con verlo desde su posición, en su cómodo banquito ya que ni siquiera se acercaron…
A partir de ese momento fue una sensación increíble… al llegar justo al borde de las piedras donde rompían aquellas olas fluorescentes, tiñiendo todo de azul a su paso…bueno, fue una sensación indescriptible…La suerte estaba de mi parte, pensé…El fenómeno era muy intenso, a cada ola, fogonazos azules se entrecruzaban, para acabar rompiendo contra aquellas piedras y dejando un rastro fluorescente mientras en la retaguardia ya comenzaba a brillar una nueva embestida… a continuación bajo estas líneas os dejo las fotografías más significativas de aquel instante con sus datos exif…

NIKON D7500  y TOKINA 11-20 mm  ATX-PRO ( ISO 1600, 11mm, f/2.8, 13s)

NIKON D7500  y TOKINA 11-20 mm  ATX-PRO ( ISO 1000, 11mm, f/2.8,  25s)

NIKON D7500  y TOKINA 11-20 mm  ATX-PRO ( ISO 1000, 11mm, f/2.8,  25s)

NIKON D7500  y TOKINA 11-20 mm  ATX-PRO ( ISO 1600, 11mm, f/2.8,  13s)

Para estas fotografías he utilizado la Distancia Hiperfocal... como podeis observar hay dos parametros que permanecen invariables que son la distancia focal y la apertura. Yo siempre que salgo a fotografiar de noche utilizo la distancia hiperfocal ya que me facilita mucho las cosas. En mi caso utilizo la tabla de hiperfocales de PHOTOPILLS, dado que son muy sencillas de utilizar, sinó, sabeis que podeis encontrar tablas de hiperfocales por la red.
Yo lo que hago es ver la distancia hiperfocal en PHOTOPILLS, que en mi caso para mi cámara, una D7500, a una distancia focal de 11mm que es lo que suelo utilizar, y una apertura de diafragama de f/2.8  es 2,1m. Esto quiere decir que tendré todo en foco desde la mitad de esa distancia hasta infinito. Lo que suelo hacer es realizarlo en casa donde tengo buena iluminación, enfoco a un punto que esté a dicha distancia...y luego cambio a enfoque manual para que ya no se mueva... y ya me olvido del enfoque y salgo a hacer fotos...A veces salgo  deprisa y corriendo y me olvido de hacerlo en casa y es bastante tedioso hacerlo en la oscuridad, buscar un punto, una piedra, un árbol, etc... que esté a esa distancia, iluminarlo con la linterna para que la cámara pueda enfocarlo...,en fin, hacerlo de esta manera me evita perder mucho tiempo en el campo ( a veces si no he puesto la hiperfocal en casa, lo que hago es  utilizar el coche, si he llegado hasta el lugar en él. Nada más bajarme,con el coche encendido y las puertas abiertas. Es un punto donde enfocar estupendo...).
Si hacemos fotografía nocturna urbana,  ahí ya nos sobrarán puntos de enfoque pero si vamos al campo yo me llevo la hiperfocal puesta...Luego dependiendo de la fotografía , y del resultado que quiera conseguir  juego con el ISO y el tiempo de exposición.  He utilizado la misma configuración que para sacar estrellas , o sea, f/2.8 e isos altos par intentar sacar la mayor cantidad de luz en el mar....quería conseguir sacar ese azul intenso y brillante en el raw...ya sabes que cuanto más mimo y empeño pongas en el momento de la toma, más facil será luego el procesado para conseguir la imagen que buscas.
Por tanto como veis, he utilizado isos altos, y el tiempo de exposición no más de 25s, por que aunque estuviese nublado, en caso de que se viese alguna estrella, no quería que se viesen distrosionadas.  Luego en las fotos donde salgo yo posando, 25s es bastante tiempo para permanecer inmóvil. No siempre es así, dependerá de la postura...si estás sentado y cómodo evidentemente aguantarás bastante más tiempo que si estás al lado del mar, de pie y con los brazos abiertos en el aire... En este aspecto tampoco es lo mismo si tienes ayuda con alguien que te pegue un flashazo o te pinte con una linterna para congelarte, pero sólo uno no puede atender a todo. Así que opté por subir el iso de 1000 a 1600,  para bajar el tiempo de 25s a 13s que me será más fácil aguantar quieto.


NIKON D7500 y TOKINA 11-20 ATX-PRO ISO 1250, 11mm, f/2.8, 20s

NIKON D7500 y TOKINA 11-20 ATX-PRO ISO 1250, 11mm, f/2.8, 20s

Sobre estas líneas os presento dos fotografías de la segunda vez que pude presenciarlo. Esta vez fue en la playa de Nerga en Cangas también. Fue sobre una semana después... ya que como comenté al principio de este articulo justo cuando el mar de ardora estaba mostrando todo su esplendor en múltiples lugares de la costa gallega yo tuve que marcharme por trabajo a Palencia.
Una semana después, por motivos del planning de trabajo no podíamos trabajar durante un día, es decir, nos quedaríamos un día por Palencia de turistas sin trabajar. Como estabamos relativamente cerca de casa, a unas 5 horas, decidimos venir a descansar...aunque fuese por un día. LLegamos a casa sobre las 17.00. Puedo decir que la obsesión de ver el mar de ardora otra vez no salía de mi cabeza. Llegó la noche, y después de cenar y pasar un rato con la familia, cuando todos se habían acostado, con esto ya podéis dar por hecho que yo siempre soy el último en hacerlo...Pues, resulta que sobre las 3:00 de la madrugada la obsesión era tan fuerte que no me quedó más remedio que coger el coche y salir...Mi objetivo era una playa que estuviese relativamente cerca y tuviese oleaje...La playa de Nerga era ideal.  LLegué y la marea estaba subiendo..Había olas, pero no había rastro de Ardentía...llevaba dentro del coche observando el mar entre 5 y 10 min. y no se veía nada.Ya estaba dispuesto a irme para la comodidad de mi cama, cuando de pronto de la oscuridad de la noche surgió una ola portando una cresta de color azul eléctrico que recorrió gran parte de la playa...apresurado saqué la cámara, la monté en el trípode, coloqué el intervalómetro y me fui corriendo hacía la orilla. Observé que la zona más activa era el centro de la playa y allí me fui ...
En estas tomas, como podeis ver en los datos exif, los parámetros prácticamente no varían con respecto a las anteriores. He utilizado la Hiperfocal, un ISO 1250 y unos 20s de exposición. sin embargo, la imágenes son notablemente distintas.
En el primer caso la actividad era muy intensa, las olas fluorescentes se producían constantemente y por tanto, es por eso que sale una gran parte del mar de color azul, debido a que el sensor pudo registrar varias olas duarante el tiempo de exposición. Sin embargo, en esta segunda vez el fenómeno era mucho menos intenso...se producía en una ola y luego tardaba, como otras cuatro o cinco olas más en volver a aparecer una de color azul. Por tanto ya veis como en prácticamente el mismo tiempo de exposición el sensor solamente consiguió registar una sola ola, dando paso a una fotografía muy distinta de las primeras que tomé.
En cualquier caso las dos veces han sido alucinantes, y bueno, en algún sitio leí que el mes más propicio era el mes de Septiembre asi que, no pierdo la esperanza de volver a verlo...¿vosotros habéis tenido la oportunidad de verlo? ¿Habeis tenido la oportunidad de fotografiarlo? Esta ha sido mi historia, ¿Cual ha sido la vuestra? Si quereis comentar algo o aportar a algún dato no dudeis en hacerlo... bajo estas líneas, en los iconos de redes sociales, ahí teneis el enlace a mi correo donde podeis hacerlo cuando querais... Hasta pronto y a ver si todavía hay suerte este año...


Back to Top